Archivos para agosto, 2012

Sueños Pop

Miércoles, agosto 15th, 2012

Sueños Pop

Continuando con mi onirismo pop, anoche soñé con Emmanuel; no el de La Chica de Humo, sino el de El Día que Puedas, el de Con Olor a Hierba, el ochentero, de camisas anchas de bambula de todos colores y pelo largo, un poco andrógino -ochentero pop al fin-. Otra vez me soñé en un autobús rumbo a algún lugar incógnito. Emmanuel era el chofer y yo el único pasajero. “Mira -me dijo- este va a ser el mejor viaje de tu vida: te voy a llevar a olvidar todas esas cosas malas que has tenido que escuchar”. Hacía unos ademanes de chamán que me recordaban de alguna manera a Keith Richards. Yo pensaba en los reproches, regaños, insultos que había escuchado desde chico y los iba clasificando en mi mente para despedirme de ellos uno a uno para siempre gracias a los poderes de Emmanuel. Sin embargo, cuando llegamos a la primera parada del autobús, Emmanuel me gritó: “¡Mira, mira quién está ahí!”. Al voltear, vi a los hermanos Pimpinella estirando la mano para detener el autobús. Emmanuel soltó una carcajada y aceleró dejándolos con la mano extendida al grito de “¡Chauu, ahí se quedan!” y volteó a mirarme con la carcajada llenándole la boca y una mirada de aprobación al tiempo que asentaba con la cabeza y me invitaba a decirles “Chau” a Lucía y Joaquín. En ese momento entendí todo y corrí hacia la ventanilla a ver cómo los hermanos se quedaban atrás. Miré a Emmanuel quien con la punta de la barbilla y las manos al volante me señalaba la siguiente parada donde estaban las chicas de Pandora. Como un chico abrí la mano y la pegué al vidrio para ver a las Pandora quedarse atrás pidiéndonos detener el autobús. Esta vez las carcajadas fueron compartidas y yo ya sabía bien de qué se trataba todo aquello: En la siguiente parada vendría Julio Iglesias, Valeria Lynch (herencias de mi mamá) y La Ley, Magneto, Alejandrito Fernández, Camila y tantos más inoculados por las impiadosas estaciones de radio.

El viaje fue largo; no lo acabamos, pero lo intuí en el sueño. No sé si me bajé, si pagué el boleto o qué pasó, pero me desperté con una sensación de alivio, como de realmente haber sanado de las peores cosas que haya escuchado alguna vez.

El catálogo de Ikea tiene la edad de mi mamá.

Sábado, agosto 11th, 2012

La diferencia está en que mi mamá, año a año, sigue teniendo los mismos muebles; pero eso sí, ¡ella supera a Ikea en haber vendido cosas de la casa!

Pero, hablando estrictamente de tecnología, mi mamá apenas maneja un Nokia de pantalla monocromática y botoncitos de goma todos borrados: Se los acerca muy pegados a los ojos y teclea con precisión de costurera los números de mis hermanas. A veces se atreve a mandar uno que otro mensaje de texto, y lo hace bien, no por intuición, más bien por seguir las reglas de manual o por costumbre.

Lejos está mi madre sesentona de las apps y el WiFi. Si le hablas de QR Code, te manda a lavar la boca con jabón. En cambio el catálogo de Ikea hoy nos apantalla con su actualidad (como siempre lo hace) y nos da este avance de lo que será su próximo catálogo impreso 2013 -el número 61-, con imágenes interactivas que cobran vida cuando las enfocas con tu smartphone. Un despliegue de realidad aumentada e interacción que nuestros dedos y nuestros ojos están pendientes por experimentar.

Ya llega, hay que esperarlo solo un ratito. Por lo pronto, me voy a tomar unos mates y afumar un cigarrito con mi mamá (vía Skype); eso sí nunca lo hará el catálogo de Ikea.

Corazón delator.

Sábado, agosto 11th, 2012

Corazón delator.

Soñé con el Cerati de los ochenta. Yo estaba en el autobús rumbo a alguno de esos lugares a donde iba en los ochenta. De repente sube él, con su chamarra de jean y piel de cordero, su walkman y lentes de sol a las 9 de la noche. Se sentó al fondo y se enfrascó en la música de sus audífonos. Nos tocó la misma parada y bajamos juntos. Antes de que se alejara por fin me atreví a hablarle: “Gustavo, pará, tengo algo importantísimo que decirte”. “Qué pasa”, me dijo. “Boludo, cuidate mucho. Año 2010, acordate! Yo estuve ahí y fui testigo”. “¿Me voy a morir?!!”, se asustó. “No, no te vas a morir, pero en serio te digo, cuidate, loco!”. “Gracias, viejo, me salvaste. Chau!”, se despidió.

McDonald’s We are all making the “gaims”

Viernes, agosto 3rd, 2012

Un spot “llegador” de Leo Burnett Londres para McDonald’s. De manera sutil, McDonald’s se metió en la emoción de quienes están viviendo los Juegos allá y aquí. Una forma de decir “todos somos parte de esto”, “Todos hacemos los Juegos”, me recuerda a los “slides of life” de los que nos hablaban los maestros en los años 90. Es un poco como regresar a aquellos spots, quizás con colores más fríos que cálidos, y con muchísima, muchísima menos presencia de marca en los 60 segundos. Simplemente “me encanta” con su invención de términos como “The ‘seat-down-at-lasters'” que nos identifican a cada uno -de una u otra manera- quienes estamos pendientes de los Juegos.