Realismo trágico

Jueves, septiembre 3rd, 2015

 Con las manos en la musa atraparon al Piazzollero, un típico matón Benedetti del Sur, famoso por disolver a sus víctimas en acid jazz.

Soldados acuartelados en la zona del Vallejo, allanaron este Sábato el viejo Galeano del lote baldío donde el Hemingway 5 hace un Girondo para desembocar en las Fuentes. Allí, el criminal se disponía a Cortázar las extremidades de un cadáver amarrado a una Murakami de madera.

Cuando vieron al Piazzollero de espaldas en plena acción, los soldados se llevaron un gran Rulfo. El comandante volteó hacia ellos con el índice en la Bukowski; por fin se encontraba al mito en Pessoa y no quería echar a perder la ocasión. Apretó la empuñadura de su Onetti y apuntó directo a la Neruda del asesino que apoyaba su rodilla sobre la Vargas Llosa manchada de sangre.

El disparo sonó como un Storni en la pequeña habitación y el Piazzollero acabó con la cara hecha una Gelman sobre la Carpentier del clóset.

Anuncios

Así las cosas.

Jueves, septiembre 3rd, 2015

Éxito

Exitosos, los árboles. Virales, los insectos. Emprendedores, los pájaros. Líder, el clima. Inspiradores, los niños. Presumidos, nosotros.

Dog of Wisdom

Jueves, septiembre 3rd, 2015

La historia de novela detrás del edificio más bonito de Buenos Aires.

Viernes, agosto 28th, 2015

Edificio Kavanagh

El edificio Kavanagh fue el edificio de hormigón más alto de Sudamérica en la década de1930. En 1994, la Asociación Estadounidense de Ingeniería Civil lo distinguió como «Hito Histórico Internacional de la Ingeniería». Desde 1999 pertenece al Patrimonio Mundial de la Arquitectura de la Modernidad, por decisión de la UNESCO. Fue declarado Monumento Histórico Nacional, con lo cual los residentes están eximidos del pago de impuestos.

A finales de 2008 el piso 14 salió a la venta con un precio de 5,9 millones de dólares por sus 726 m2. Tiene vista en 360º al Río de la Plata, plaza San Martín, Puerto Madero y el resto de la Ciudad. Su propietario es el noble británico, lord Alain Levenfiche.

En la película argentina “Medianeras”, la protagonista, una arquitecta, cuanta una deliciosa historia acerca del origen del edificio. Un deleite que les comparto: